Jugar bien con sus compañeros de 3 años significa una mejor salud mental después de la niñez

Jugar bien con sus compañeros de 3 años significa una mejor salud mental después de la niñez

Cuando los adultos ven a los niños jugando, ven un juego de escondite, genial o imaginario. Lo que no ven es que los niños desarrollan confianza en sí mismos y autoestima, fomentan la curiosidad y fomentan la cooperación y el empoderamiento.

Las investigaciones muestran que cuando los niños juegan, desarrollan habilidades cognitivas, sociales y físicas. Y ahora, un nuevo estudio está agregando más a esa lista.

Investigadores de la Universidad de Cambridge descubrieron que cuando los niños juegan con sus amigos, se preparan para una mejor salud en el futuro.

Mary Alvord, PhD, psicóloga y coautora dice: Programa Constructor de Resiliencia para Niños y Jóvenes.

Los resultados de un estudio reciente muestran que los niños que juegan bien con sus compañeros a los 3 años tienen una mejor salud mental a los 7 años. Discutimos los resultados de la investigación, cómo el juego afecta la salud de los niños y cómo los padres pueden ayudar a los niños a disfrutar jugando con sus amigos.

Detalles del estudio

Los investigadores obtuvieron los datos del Growing Up in Australia: Longitudinal Study of Australian Children (LSAC), que analiza el desarrollo mental y emocional de un niño durante un período de dos años.

Analizaron información de unos 1.700 niños. La información se centró en el deporte infantil de tres años, su situación y el deporte en familia. Los investigadores observaron los resultados de salud de estos niños a los 7 años de edad.

Después de recopilar datos, encontraron que los niños que jugaban bien con otros niños a los 3 años tenían menos angustia emocional a los 7 años. Los expertos dicen que este grupo de edad proporciona buena información sobre el crecimiento actual y futuro del niño.

Alvord dice: «A la edad de 3 años, una persona tiene las habilidades básicas de las cosas más importantes: reconocer cosas, conducir y comunicarse bien con las personas y aceptar sus opiniones.

«En este momento, el niño puede comunicarse de un lado a otro con fluidez. Sentí que este estudio fue muy poderoso para elegir esta edad», agrega.

La importancia de esta investigación es que respalda lo que los expertos en desarrollo infantil han compartido sobre la importancia del juego para los niños. El desarrollo del cerebro, las habilidades independientes y el crecimiento académico pueden provenir del tiempo de juego.

Alvord dijo: «Lo más importante es que las personas socialicen con sus amigos y los amigos son muy importantes para que una persona crezca».

Juego entre compañeros y salud mental

El juego ayuda al niño a sentirse exitoso y ganar confianza en sí mismo. Jugar también puede ayudarlos a manejar sus emociones y reducir sus niveles de estrés. El juego no estructurado también ayuda a centrar su atención y ayuda a los niños a desarrollar el autocontrol.

Pero tener tiempo de juego no es suficiente; la calidad del juego y la interacción entre compañeros es lo que marca la diferencia.

María Alvord, PhD

El mensaje principal es la relación entre compañeros y las relaciones son importantes para un buen desarrollo.

Mayra Méndez, PhD, LMFT, Psicoterapeuta y Mayra Méndez dice: Gerente del programa para discapacidades intelectuales y del desarrollo y servicios de salud en el Centro de Desarrollo Infantil y Familiar de Providence Saint John.

El hecho de que los niños necesiten desarrollar ciertas habilidades para poder interactuar con otros niños de su edad es lo que les ayuda a lograr los beneficios para la salud.

«A los 3 años, existen los conceptos básicos de reciprocidad, dar y recibir, y compartir e intercambiar. Estas son habilidades importantes y habilidades para construir relaciones que son fundamentales para la buena salud», dice Alvord.

Efectos como estos hacen que el descanso y el tiempo de los juegos irregulares sean más potentes. La recreación permite deportes ilimitados que brindan beneficios sociales, emocionales, cognitivos y físicos.

Los padres pueden fomentar el buen juego entre compañeros

Aunque los padres no quieren involucrarse demasiado en el tiempo de juego de sus hijos, pueden ayudar a guiar a los niños para que tengan una experiencia de juego positiva. Organizar citas para jugar con niños de la misma edad o presentarles juegos y actividades puede ser un buen comienzo.

Los niños que son tímidos y extrovertidos pueden mojarse los pies jugando con sus hermanos. Sin embargo, algunas actividades de aprendizaje están mejor organizadas por los niños fuera de la familia.

Méndez dijo: «Puede comenzar con los padres y los hermanos, pero la experiencia no se ve hasta que la ves con tus amigos».

Sin embargo, la comunicación familiar puede ayudar a preparar a los niños para interactuar con niños de su misma edad.

Mayra Méndez, PhD, LMFT

Puede comenzar con los padres y los hermanos, pero la experiencia no se muestra hasta que la ves con los amigos.

«Lo increíble es que puedes enseñar una habilidad fija. A algunos niños les cuesta mucho aprender lo que les gusta. Especialmente los que son demasiado y no hablan. Por lo tanto, puedes enseñarles directamente», agrega. Alvord.

¿Cómo puede saber si su hijo tiene dificultades? Es importante encontrar tiempo para verte jugar. Si parece tener dificultades para socializar con las habilidades sociales adecuadas, puede intervenir para ayudar.

¿Qué significa esto para ti?

Los niños que juegan, ríen e interactúan con otros niños tienen muchos beneficios físicos, mentales y sociales. Y como sugiere este estudio, el juego también ayuda a su salud mental. Como padres, anime a su hijo a disfrutar de su tiempo de juego y creatividad. Permítales desarrollar estas importantes habilidades y disfrutarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.