Las imágenes cerebrales pueden ayudar a advertir sobre trastornos mentales en niños

Las imágenes cerebrales pueden ayudar a advertir sobre trastornos mentales en niños

Uno de cada siete (7) niños entre 10 y 19 años tiene una enfermedad mental. Aunque los síntomas pueden comenzar en la niñez, Las causas pueden ser diferentes, ya veces no se conocen. Una historia familiar de problemas de salud mental es una de las principales causas de los problemas que enfrentan los jóvenes.

Una nueva investigación ahora saca a la luz otra señal de advertencia de estrés en los niños: la estructura de sus cerebros.

«Cada uno de nosotros tiene una red de diferentes partes del cerebro que son como un dedo», explica Zack Shan, PhD, investigador principal y director de la Plataforma de neuroimagen del Instituto Thompson de la Universidad de Sunshine Coast.

Shan es el autor principal de este estudio. «Los hallazgos de este estudio muestran que las huellas dactilares del cerebro, medidas mediante resonancia magnética mientras una persona aún está sana, pueden predecir su salud mental», agrega.

Comprender cómo el cerebro afecta la salud mental puede ser una herramienta poderosa para padres, maestros y psicólogos.

Analizamos lo que podemos aprender sobre la salud mental de los niños a partir de imágenes cerebrales, cómo el cerebro afecta su salud y el papel que los padres pueden desempeñar para ayudar a sus hijos.

Detalles del estudio

Investigadores de la Universidad de Sunshine Coast en Australia realizaron escáneres cerebrales a los participantes de su comunidad. Las fotografías se tomaron en intervalos de cuatro meses, extendiéndose hasta cinco años.

Se realizaron imágenes en más de 60 niños desde los 12 años de edad utilizando imágenes por resonancia magnética (fMRI). Los niños también completaron cuestionarios para medir sus niveles de estrés y ansiedad.

Los investigadores recopilaron esta información como parte del Estudio Longitudinal del Cerebro Adolescente del Instituto Thompson. El objetivo era realizar un seguimiento de los cambios en el cerebro de los jóvenes y ver cómo estos cambios se relacionan con su salud mental.

La red cingulo-opercular (CON), o la red de control del cerebro para el procesamiento de información, proporcionó a los investigadores la información que buscaban. Descubrir las conexiones únicas en el cerebro de los niños, que son como huellas dactilares, ayudó a explicar esta historia.

Los investigadores «pudieron arrojar luz sobre el riesgo de depresión de los adolescentes maduros», explica Felice Martin, MS, NCC, LPC, CPCS, Supervisora ​​de Consejería Profesional Certificada, NeuroCoach y NeuroLeader de Behavioral Health Associates of Georgia, LLC.

«La importancia de esta investigación brinda una oportunidad para que los psicólogos usen algo tangible (imágenes cerebrales) para brindar atención médica», agrega.

Zack Shan, PhD

Este hallazgo es muy importante para la salud del cerebro de los adolescentes, ya que la capacidad de predecir quién desarrollará problemas de salud mental sigue siendo difícil de alcanzar.

El cerebro humano todavía se está desarrollando en un niño de 12 años. La inmadurez del cerebro puede hacerlo vulnerable a la impulsividad y la falta de control.

Estas cosas pueden afectar la salud de una persona. De hecho, la investigación muestra que casi la mitad de todos los estadounidenses sufrirán una enfermedad mental en algún momento de sus vidas, y comienza en la niñez o durante el período crítico de la adolescencia.

Los resultados de un estudio reciente, publicado en Neuroimagen, tienen una gran importancia para ayudar a los jóvenes a lidiar con los problemas de salud mental.

Shan explicó: «Este descubrimiento es muy importante para la salud de los jóvenes, porque es imposible saber exactamente quién puede tener un problema mental.

CON y salud mental

«La red cingulo-opercular (CON) es una de las dos redes cerebrales que determinan cómo se organizan las regiones del cerebro para funcionar correctamente», dice Shan.

«Creemos que una CON baja puede representar un retraso en la CON, lo que aumenta el riesgo de trastornos mentales».

De hecho, otros estudios han demostrado la misma relación entre CON y la salud mental. CON anormal se ha asociado con la esquizofrenia así como trastornos mentales y del comportamiento.

¿Qué pueden hacer los padres?

Los expertos dicen que ayudar a los niños a desarrollar estrategias para lidiar con el estrés puede ser el primer paso para superar el daño cerebral. Las oportunidades para ayudar a los niños a desarrollar sus habilidades pueden ser viables.

Felice Martín, LPC

Crear un entorno terapéutico seguro (padre e hijo) que modele el autocontrol, la comunicación activa y la resolución de conflictos es esencial para la prevención y el cambio.

«Crear un entorno de sanación seguro (padre-hijo) que modele el autocontrol, la comunicación asertiva y la resolución de conflictos es esencial para prevenir el cambio», dice Martin.

A medida que el cerebro continúa desarrollándose después de los 20 años, existen oportunidades para aprender y desarrollar esas habilidades.

“El desarrollo es lento y progresivo; El conector de especialidad funcional seguirá evolucionando”, concluye Martin.

¿Qué significa esto para ti?

Los niños enfrentan muchos desafíos y desafíos potenciales. Saber qué niños pueden tener problemas de salud mental puede ser muy beneficioso para que los padres y los psicólogos ayuden a los niños a obtener la atención que necesitan.

Los resultados de este estudio brindan información importante sobre cómo identificar a los niños que pueden necesitar más apoyo psicológico y emocional. Centrarse en la atención preventiva de los niños es esencial para mantener una buena salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.